domingo, 10 de mayo de 2015

Los ancestros de Rammstein: Así se forjó la Neue Deutsche Härte.


Uno de los hechos más prominentes de la década de 1.990 en lo musical fue la irrupción de la Neue Deutsche Härte, mejor conocida como "esas marchas militares que tocaban los Rammstein". Usualmente echado al saco del Metal Industrial y homologado con bandas de un sonido similar que venían de Estados Unidos, en realidad tales bandas tenían un feeling distinto. En primer lugar, el idioma de la Neue Deutsche Härte es el alemán. Han surgido otras bandas en otras partes, pero nadie se imagina a una de estas bandas cantando en inglés. De manera algo más reciente surgieron algunas que cantan en idiomas todavía más exóticos; Ruoska y Turmion Kätilöt por ejemplo cantan en... finlandés, lo que es lógico si se piensa que son de Finlandia, pero para el escucha hispanohablante, no hay mayor diferencia de oído entre el finlandés y el klingon. En segundo término, hay un cierto sentido militarista, un aire de dos por cuatro a sargento instructor, que le ha ganado el triste apodo de música para invadir Polonia. Lo que por lo general no es cierto: Laibach se tomaba el sonido a broma, Rammstein y Die Krupps en realidad son de izquierdas, y sólo gente como Von Thronstahl se toma de verdad en serio el asunto nazi. Y Von Thronstahl en realidad es un híbrido entre Neue Deutsche Härte y Neofolk porque, contra la suposición tradicional, los neonazis tienden a preferir el Neofolk por eso de recuperar el sonido tradicional de Europa, por encima del sonido más maquinal de la Neue Deutsche Härte.

Pero la Neue Deutsche Härte no se forjó de un día para otro. En realidad, y aunque el primer disco de Rammstein (Herzeleid) data de 1.995, sus antecedentes pueden ser rastreados incluso hasta inicios de la década de 1.980. Varias de esas bandas incluso pasaron por Synth80s, cuando hicimos nuestro especial de música electrónica. Porque a pesar de que la Neue Deutsche Härte es considerada como un subgénero del Metal, en realidad sus raíces están en la Música Electrónica. Dicho de otra manera, la Neue Deutsche Härte es lo que sucede cuando se le meten guitarras a la música electrónica underground, no teclados al Metal.

Y a continuación, sin darle más vueltas, vamos a hablar brevemente de nueve bandas que resultaron decisivas en la forma del camino hacia la Neue Deutsche Härte. Nunca mejor aplicada la palabra forja y otras de connotación siderúrgica, al mundo de la música. Disfruten.

1.- D.A.F.



Todo el mundo los llama D.A.F. porque pronunciar el nombre completo de la banda Deutsch Amerikanische Freundschaft (Amistad Germano Americana, en castellano) sirve casi para concurso de quién pronuncia la mayor cantidad de sílabas de corrido sin mandarse una esguince de lengua. En retrospectiva suele verse a D.A.F. como uno de los ancestros del EBM, la Electronic Body Music, que es en esencia el primo depresivo y agresivo del Synth Pop, para que nos entendamos. Pero en la época, D.A.F. no quería tener nada que ver con el Synth Pop. Lo que a ellos los ponía en órbita era el Punk. Y aprovechando que varias bandas Post Punk estaban abriéndose a los instrumentos electrónicos, ellos dieron un paso más allá e hicieron justo eso, electrónica Post Punk. Si no lo han escuchado nunca, imagínense algo en la vena de Joy Division, pero algo más agresivo, y con teclados y sintetizadores. Como sea, su disco Alles ist Gut de 1.981 resultó seminal en el desarrollo de la música electrónica continental europea, y es el más lejano antecedente de una de las características basales de la Neue Deutsche Härte: el carácter rítmico y militarista de la música.

2.- Einstürzende Neubauten.



Otra banda alemana, por supuesto. Einstürzende Neubauten siguió adelante los desarrollos de D.A.F., en una trayectoria que los llevó por varias experimentaciones sónicas, desde el Noise más agresivo, hasta un EBM algo más domesticado. Sus primeros trabajos eran un Electropunk producido con instrumentos confeccionados por ellos mismos. Canciones en las que agarran placas de metal y se ponen a golpearlas como batería para marcar el ritmo, eran marca de fábrica de la banda, y crearon tendencia dentro de la música industrial, durante algunos años por lo menos. Pero otro aspecto en que Einstürzende Neubauten destacó, fue en llevar todavía más lejos el militarismo dentro de la música. Esta fue una de las primeras bandas cuyo estilo de canto era menos canto y más bien gritos de sargento instructor, un estilo más o menos novedoso para la época, aunque copiado hasta la saciedad después. De esta manera, Einstürzende Neubauten (no me hagan escribirlo de nuevo, por favor) fue una de las primeras bandas que puede ser considerada como música para invadir Polonia. La banda por cierto tuvo un pequeño empujón gracias a una catástrofe. El nombre de la banda significa Colapsando edificios nuevos en alemán, y la palabra edificios nuevos (Neubauten) se refiere en esencia a la construcción de calidad nivel porquería que es posterior a 1.945; un par de meses después de la formación de la banda, el techo del Kongresshalle en Berlín, uno de los más famosos Neubauten en cuestión, se desplomó, matando a una persona e hiriendo a otras. Cuando les pregunten en el colegio acerca lo que es el timing, chicos, ya tienen un ejemplo a la mano.

3.- Das Ich.



Ya entrando en la década de 1.990, aunque se formaron en 1.989, Das Ich puede ser vista como la conclusión lógica de la evolución del matrimonio entre Post Punk y electrónica. Tómese al D.A.F. más áspero, bájesele algo las revoluciones, y utilícese la electrónica de manera más sutil propia de la Darkwave, y el resultado es una de las bandas seminales de la Neue Deutsche Todeskunst, un subgénero musical enterradísimo en el underground musical alemán. Aunque el propio nombre, Nuevo Arte de la Muerte en alemán, no es que sea demasiado invitante. Por alguna razón, este movimiento no duró demasiado, y de hecho varias bandas asociadas al mismo, o han permanecido en el underground, o han evolucionado en otras direcciones. Lacrimosa, no la más representativa banda del movimiento pero sí la más famosa, evolucionó hacia un Darkwave gótico algo más amable con el escucha. Y los propios Das Ich viraron después de su disco Egodram de 1.996, hacia un sonido más afín al EBM industrial. Pero para el recuerdo, Das Ich dejó tras de sí su oscuro y tétrico Satanische Verse. Hay varias razones por las cuales este prometedor movimiento musical pudo haber terminado en aborto: por lo esteticista de su propuesta, lo culterano de sus letras, en alemán además, o simplemente porque fueron cooptados de flanco por el Metal Industrial a lo Rammstein que vino años después. Son una nota a pie de página en la historia musical alemana, pero una interesante nota, si se tiene estómago para incursionar en terrenos musicales de por sí más que un poco depresivos.

4.- Laibach.



Hemos seguido una secuencia de D.A.F. a Einstürzende Neubauten (ahí lo escribí de nuevo), y de ellos a Das Ich, que pueden verse como los prolegómanos Post Punk que sentaron las bases del ala más oscura de la Neue Deutsche Härte. Pero desde D.A.F. y otros compinches en la misma línea emergió también otra dirección musical: lo industrial marcial militarista. Si bien no la primera banda en dicha línea, no cabe duda de que Laibach son los grandes codificadores de este estilo musical, hasta el punto que ellos mismos, interrogados por Rammstein, dijeron que Laibach es Rammstein para gente crecida. Y razón no les falta. Partiendo de la base de que el arte es inherentemente falto de originalidad, y que en el fondo liberal de nuestra civilización se anida esa pequeña serpiente fascista que todo occidental lleva dentro, hicieron todo un arte de hacer covers industriales militaristas de alegres melodías pop. Escuchar el optimista himno One Vision de Queen reconvertido por Laibach en el militarista Geburt einer Nation (El nacimiento de una nación), el alegre Life is Life de Opus versionado como el himno nacionalista Leben heißt Leben, el hippie In the Year 2525 con letras cambiadas para aludir al colapso de Europa Oriental, o In the Army Now reversionado eliminando toda la inocencia de los tecladitos Synth Pop, es toda una experiencia. Aunque todavía no tenían claro que lo suyo era incursionar en un nuevo género musical, probablemente porque lo hacían en clave de parodia, o en derechura con ánimo de troll, lo cierto es que Laibach es quizás la primera banda de Neue Deutsche Härte propiamente tal. Nada mal para unos chicos que no son alemanes sino eslovenos. Y no hablamos más porque, después de todo, acá en la Guillermocracia les dedicamos un épico posteo en dos partes (Laibach: Tanz Elektro Wagner mit uns, y su correspondiente segunda parte).

5.- Ministry.



Permítanme una anécdota personal. Hice escuchar un día a una persona que no conocía Ministry, el disco Psalm 69. "Pero si es lo mismo que Rammstein", me dijo con cierta condescendencia. "Quizás", fue mi respuesta, "pero Rammstein se formó en 1.993, y este disco es de 1.992", le respondí. Eso, algo debería decir. Pero permítanme hacer algo de historia, saltando al otro lado del Atlántico y yendo a Estados Unidos. En 1.983, un chico llamado Al Jourgensen y su banda lanzó un descafeinado album de Synth Pop pegadizo a más no poder, llamado With Sympathy, y que admitámoslo, nadie recordaría de no ser porque Ministry llegó a ser después lo que llegó a ser. Poco después, Jourgensen se entusiasmó con las guitarras. En la época, mezclar guitarras rock con electrónica era punto menos que herejía, algo risible si se considera que la música electrónica ochentera misma deriva principalmente del Rock Progresivo, como ya hemos tratado en la Guillermocracia (ver Synth80s: 1.979 y antes, para más detalles). El caso es que, en 1.986, Ministry lanzó su segundo album, Twitch, que siendo todavía música electrónica, ahora marcaba un giro hacia lo industrial, siendo bastante brutal. Escuchar los primeros discos de Ministry en progresión cronológica (With Sympathy, Twitch, The Land of Rape and Honey, The Mind is a Terrible Thing to Taste, y Psalm 69) es todo un viaje desde el Synth Pop ochentero en su ángulo más basuriento, hasta el Metal Industrial más bruto y demoledor de su tiempo (después llegó Strapping Young Lad, pero eso es otra historia). Ministry es prácticamente la banda que inventó el Metal Industrial tal y como lo conocemos hoy en día.

6.- Nine Inch Nails.



Si Ministry inventó el Metal Industrial moderno, Nine Inch Nails lo codificó. Nada mal para una banda que, con el correr del tiempo, ha estado un poco a los bandazos con su propio legado. El sonido industrial sobresaturado de Nine Inch Nails fue la marca de fábrica de cuanta banda metalera o rockera industrial surgió en la década de 1.990, y resulta muy curioso observar que los propios Nine Inch Nails no se ciñeron del todo a su propia fórmula. En su primer disco, Pretty Hate Machine de 1.989, el tema más industrial es el single que salió del mismo (Head Like a Hole), mientras que el resto es un Darkwave que pasa por un Depeche Mode más oscuro... mezclado con algo de rap a lo Public Enemy, que era lo que se llevaba en la época. Lo que podemos llamar el sonido Nine Inch Nails emergió en gloria y majestad no en un larga duración sino en Broken, un EP de 1.992. Luego vino The Downward Spiral de 1.994, su obra maestra, y uno de los discos más imitados (y jamás igualado) de su época. O sea, por resumir un poco, Nine Inch Nails codificó un sonido industrial que luego ellos mismos trataron de subvertir, introduciendo otra clase de influencias. Debería ser revelador que A Warm Place del disco The Downward Spiral es prácticamente un cover de Crystal Japan de David Bowie, sin ir más lejos; acudan a los bonus track del disco Scary Monsters (and Super Creeps) de Bowie (el que contiene Ashes to Ashes por más señas), y comparen. En la época, que una banda industrial confesara una influencia tan mainstream como David Bowie era casi anatema.

7.- KMFDM.



De regreso en Alemania. La idea de incorporar guitarras al sonido industrial estaba eclosionando de manera independiente, o quizás, sólo quizás, con un poco de ayuda de la inspiración que venía importada desde Tíosamlandia. Una de las bandas en esta línea fue KMFDM, un leviatán que en la actualidad cuenta con tres décadas de carrera, aunque no todas ellas meritorias, eso sí. KMFDM supuestamente significa Kein Mehrheit Für Die Mitleid (algo así como Sin piedad por la mayoría), aunque una vasta base de fanáticos considera que significa Killing My F***ing Depeche Mode. Aunque nosotros en la Guillermocracia somos de la opinión de que KMFDM significa Kitties Meowing For Dina Meyer... Pero hablando en serio. El caso es que KMFDM partió como una banda de noise industrial, muy influida por el Post Punk a lo D.A.F. (otra vez), para luego mutar poco a poco en una banda de canciones para discotecas alternativas. Y en medio de todo esto sacaron un disco que puede considerarse casi casi un precursor de Rammstein: Angst de 1.993. Hasta el día de hoy, su tema A Drug Against War sigue siendo uno de los himnos industriales más brutales jamás grabados de este lado de Strapping Young Lad. Y por cierto, KMFDM comparte con Rammstein otra característica adicional: su sentido del humor autoparódico. No se puede interpretar de otra manera el estribillo de la canción mentada, sin ir más lejos: "Stronger than never ever before, KMFDM is a drug against war"... Dos o tres años después, Atari Teenage Riot grabaron su tema Speed, que en el fondo es A Drug Against War con ritmo rave y otra letra; cómo se libraron de pagar royalties a KMFDM, es un misterio para las edades por venir.

8.- Die Krupps.



El eslabón perdido entre Laibach y Rammstein, con toda probabilidad. Die Krupps partió en 1.981, un poco en la línea del Electropunk a lo D.A.F. (y van...), con una saludable infusión de Noise Industrial, para luego transformarse en una banda de EBM más bien de segunda fila; en Synth80s nos referimos de paso a ella cuando mencionamos que uno de sus integrantes fundó Propaganda, y luego incluimos un tema suyo (Germaniac). Pero en el camino, Die Krupps se entusiasmó con el Thrash, y muy particularmente con Metallica, aunque el Metallica de los tiempos del Black Album, eso sí. Esto es algo bastante obvio si se escucha el disco I de Die Krupps, cuyo título anuncia la voluntad de refundar el sonido de la banda (es el número romano 1, no la letra i, valga la aclaración). Lo suyo en esta época es Metal Industrial que mezcla solos de banda Thrash con una producción densamente electrónica. ¡Incluso por estos años sacaron un EP llamado A Tribute to Metallica, y que incluye covers industriales de sus temas! El disco II - The Final Option es el más refinado de Die Krupps en esta línea, y temas como Crossfire o Fatherland ya son casi el sonido clásico de la Neue Deutsche Härte. Muy en particular, el remix de Fatherland que hicieron Andrew Eldritch de The Sisters of Mercy, y Rodney Orpheus de The Cassandra Complex, tiene una vibra que no desentona demasiado de lo esperable en un disco de Rammstein, con sampleos de discursos nazis incluidos, algo bastante peculiar si se piensa que Die Krupps son furibundamente antinazis, y con una ideología más bien cercana al Socialismo de la primera mitad del siglo XX. Bueno, Rammstein también es una banda de izquierdas, por más que se le quiera colgar el sambenito nazi, por si alguien no ha tomado el recado escuchando Links 2 3 4 (Izquierda 2 3 4).

9.- Oomph!



Y finalmente, llegamos hasta la banda que es considerada como la verdadera fundadora de la Neue Deutsche Härte... en su segundo album. Porque el primer disco de Oomph!, llamado también Oomph! porque ese día la musa de la creatividad estaba ocupada en una cita con el dentista, en realidad se inscribe dentro del EBM de toda la vida, y ni siquiera es un EBM demasiado estimulante, que digamos. En su segundo disco, llamado Sperm, quizás siguiendo a Die Krupps y KMFDM, Oomph! le inyectaron guitarras a su sonido, y... el milagro ocurrió. Nació un nuevo sonido. La Neue Deutsche Härte. He escuchado a gente afirmar que Sperm se parece a Herzeleid de Rammstein como dos huevos dentro de una huevera, pero el trabajo rammsteniano es de 1.995, y Sperm es de 1.994. Y por cierto: a diferencia de Rammstein, que cuando le dieron el palo al gato se estancaron en una fórmula, con resultados deprimentes cuando trataron de sacudírsela, Oomph! sí que evolucionó más allá. Y siempre dentro de la Neue Deutsche Härte, ha ido ofreciendo discos con mayor variedad sónica de lo que suele esperarse en este género tan dado a clonarse a sí mismo. Porque no es lo mismo Oomph!, que es EBM, que Sperm, que es Neue Deutsche Härte, o Unrein, que es un disco de Neue Deutsche Härte llevado hasta el extremo, que Plastik, mucho más rockero y con los sintetizadores pasados a la primera fila de nuevo, que Des Wahnsinns fette Beute, que es... ya me entienden el punto. Lo trágico es que, habiéndole dado forma definitiva al género, esta banda tardó más de diez años en salir del underground; lo logró recién en 2.004, gracias a su disco Wahrheit oder Pflicht, y en particular el single Augen Auf.

Y claro, en 1.995, cierta banda llamada Rammstein lanzó Herzeleid, seguido en 1.997 por Sehnsucht y sus temas Sehnsucht y Du Hast, y el resto es historia. Llovieron las acusaciones de nazismo, etcétera, pero a 2.015 y contando, Polonia sigue ahí en el mapa. Porque, créanlo o no, los nazis de raza no escuchan Neue Deutsche Härte, sino Neofolk. O bien, Metal Industrial Marcial, un estilo musical que suena a grabaciones en calabozos sadomasoquistas con trompetas de la carrera de Ben-Hur, y con sampleos de discursos de Mussolini, Franco u Oliveira Salazar para darle un toque, si tuviera que describirlo de alguna manera. Pero eso es otra historia, a la que quizás, sólo quizás, le demos algún día espacio en la Guillermocracia.

Una nota final.

Las canciones que incluí en este posteo son las siguientes, por más referencias:
  1. D.A.F. - Alle Gegen Alle.
  2. Einstor... Einstir... Ensur... Bueno, esa banda... - Kollaps.
  3. Das Ich - Gottes Tod.
  4. Laibach - Geburt einer Nation.
  5. Ministry - Stigmata.
  6. Nine Inch Nails - Wish.
  7. KMFDM - A Drug Against War.
  8. Die Krupps - Fatherland (remix de Andrew Eldritch de The Sisters of Mercy, y Rodney Orpheus de The Cassandra Complex).
  9. Oomph! - Sex.


2 comentarios:

Gell dijo...

Siempre me había gustado Rammstein y últimamente estaba tratando de profundizar más en el género como con Stahlmann y Megaherz, gracias a este post ya conozco más de esta música tan estimulante.

Guillermo Ríos dijo...

Me alegra que el posteo haya sido informativo y de utilidad. Saludos.

Related Posts with Thumbnails