domingo, 18 de mayo de 2014

24 (2 de 4): Siguen los días más largos de Jack Bauer.

Vayan tomando las medidas para el ataúd de varios de ellos.
00:00:00...

00:00:01...

00:00:02...

El 6 de Noviembre de 2.001 se estrenó en Estados Unidos el primer episodio de 24. Cuyo gran primer continuará fue la detonación en pleno vuelo de un avión y la muerte de cerca de 600 pasajeros. El timing no pudo ser más irónico, ya que Estados Unidos había experimentado apenas un par de meses antes el atentado contra las Torres Gemelas; de todos modos es necesario decir que la producción había comenzado mucho antes, y la idea del terrorismo con aviones flotaba en el ambiente, considerando el capítulo estreno de Los Pistoleros Solitarios en Marzo del mismo año. La cadena FOX se mantenía cauta con la serie, quizás por lo exótico del formato, y más aún considerando la atmósfera posterior al 9-11. Así, a pesar de llamarse 24 y prometer narrar un día entero en tiempo real de la vida de un agente contraterrorista, la verdad es que se habían autorizado apenas 13 episodios, obteniendo la extensión a 24 con posterioridad, algo que es bien visible en el argumento.

Y hablando de lo cual, repetimos la misma advertencia que hiciéramos en la entrega anterior. El presente artículo, así como el resto de los que componen este hilo de posteos, está plagado de spoilers de la serie, de manera que si usted no la ha visto y desea verla, entonces no siga leyendo a partir de este punto.

La trama del Día 1 arranca a la medianoche del día de la elección primaria en California del candidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos. En un giro por entonces casi impensable, el candidato es negro: David Palmer, interpretado por Dennis Haysbert. Esto fue presciente si se considera que algunos años después, Barack Obama llegó a la Presidencia de Estados Unidos. Se ha dicho que el convincente retrato de Haysbert como David Palmer ayudó mucho de hecho a que Estados Unidos se acostumbrara a la idea de un posible Presidente cuya etnia no fuera caucásica. En paralelo a la amenaza contra David Palmer, el agente Jack Bauer descubre que su hija y su esposa han sido secuestradas; para mayor drama, Jack Bauer está recién reconectándose con ellas después de un asunto extramarital con su compañera de trabajo Nina Myers. Además, sólo por complicarle un poco más la vida al protagonista, parece haber un traidor dentro de CTU, la ficticia agencia contraterrorista. Esto del traidor dentro de la CTU terminará siendo un recurso tan manido dentro de la serie, que se acabará convirtiendo en un cliché. En otro punto de importancia, aparece por primera vez Tony Almeida, agente de la CTU presentado primero como rival de Jack Bauer y después como su mejor amigo, y cuyo principal rol será bancarse una miseria tras otra a lo largo de varias temporadas, hasta terminar en general totalmente destruido como ser humano.

David Palmer está a punto de descubrir que ser un secundario de 24 apesta.
Los productores prepararon toda su historia para 13 episodios, con miras a dejar cerrada la serie y todos sus hilos argumentales si no obtenían una extensión o renovación, y la verdad es que eso se nota en el guión. El episodio 13 de hecho cierra todas las tramas abiertas en el episodio 1, y al obtenerse la renovación, lo único que hicieron productores y guionistas fue insertar al final una brevísima escena adicional, de un minuto o menos, presentando al siguiente terrorista que venía a completar el trabajo, y que sirvió como continuará para los siguientes episodios. En cuanto a la subtrama de la identidad del traidor, ésta se revela y resuelve de manera bien cerrada dentro de esos 13 episodios; en la extensión a 24 capítulos se introduce un nuevo giro en donde la persona sindicada como traidora en realidad había sido incriminada y asesinada por la verdadera traidora, que resultaba ser Nina Myers. Que Nina Myers resultara ser la traidora creó un par de inconsistencias lógicas dentro de lo ya mostrado en la serie, eso sí. Asimismo la identidad o motivaciones del villano final es alterada, ya que en los primeros trece episodios es bastante claro que todo es parte de un complot contra Jack Bauer, en venganza por haber delatado a algunos compañeros de oficina metidos en asuntos turbios; debemos considerar que los guiones y el rodaje eran bastante anteriores a los atentados del 9-11. Pero acaecidos dichos atentados, la idea de traidores dentro de una oficina gubernamental antiterrorista terminó resultando difícil de tragar para la emocionalidad promedio del Estados Unidos de la época, de manera que la trama de conspiración dentro de CTU fue dejada rápidamente de lado, y se amarró todo inventándose a una familia de terroristas serbios que se la tenían jurada tanto a David Palmer como a Jack Bauer, debido a una operación black-ops en que ambos estuvieron involucrados en el pasado, uno como político coordinador y el otro como agente de campo.

De cara al resto de la serie, el Día 1 se siente un poco raro en otros respectos también. Es la única temporada en donde no se muestra de cuerpo presente a un Presidente de Estados Unidos (David Palmer llegará a serlo, pero en el Día 2). La amenaza terrorista por su parte incluye un magnicidio, el de David Palmer, lo que parece bastante poco si se piensa que en temporadas sucesivas, las amenazas serán superiores en varios órdenes, incluyendo ataques nucleares, biológicos y químicos. Es también la única temporada que parte a la medianoche y culmina a la medianoche siguiente, mientras que el resto, si bien abarcarán 24 horas, partirán y terminarán en otro horario. Es también, en conjunto con el Día 3, una de las dos únicas temporadas en donde Jack Bauer es agente oficial de CTU, mientras que en el resto, por una circunstancia u otra, Bauer termina trabajando para CTU sólo como agente libre (y en el caso del Día 7 ni siquiera, porque la CTU no existe y el FBI ha tomado su lugar). Y también en conjunto con el Día 3, es la única en donde todo el elenco principal se mantiene de principio a fin y aparece en todos los capítulos, algo habitual en casi todas las series, pero no en 24, en donde todos los personajes llevan las medidas de su ataúd tatuadas en la frente para ahorrar tiempo en el caso muy probable de que haya que echarlos a la fosa. Y en fin, es también la única temporada en donde Jack Bauer está casado, considerando que al final de la misma, su esposa es asesinada por Nina Myers.

Un detalle sobre la cronología. Considerando que las primarias en Estados Unidos son cada cuatro años, se ha especulado que el Día 1 transcurre, o en 2.000, o en 2.004, según se piense que habla de las elecciones inmediatamente pasadas en 2.001, o las que estaban por venir (salvo que asumamos que en el universo de 24, las elecciones son en años diferentes a las del nuestro, lo que no parece ser el caso). Si bien la serie no ofrece fechas exactas, los períodos presidenciales están bien marcados, de manera que a través de ellos es posible ensamblar una cronología interna. Asumiendo que el Día 1 transcurre en 2.004, entonces tendríamos que el Día 2 transcurre en 2.005, el Día 3 en 2.008 (con David Palmer buscando la reelección), los Días 4 y 5 durante el período presidencial 2.009 a 2.013, el Día 6 durante el cuatrienio 2.013 a 2.017, 24: Redención el 20 de Enero de 2.017 (el día de la asunción presidencial de Allison Taylor), los Días 7 y 8 durante el cuatrienio 2.017 a 2.021, y 24: Vive un nuevo día durante el cuatrienio 2.021 a 2.025. Si se asume que el Día 1 transcurre en el año 2.000, entonces a todas las fechas antedichas deben restarse cuatro años; si se asume otro año diferente para el Día 1, habría que hacer la suma o resta correspondiente (para efectos, el lector debe notar que las elecciones presidenciales en Estados Unidos son en Noviembre de cada año divisible por cuatro, y la asunción del mando en Enero del año inmediatamente siguiente). Esto además hace creíble que Kim Bauer sea todavía una adolescente fiestera en el Día 1, y ya sea una madre responsable dándole nietos a Jack Bauer en el Día 8.

Adios Richard Walsh, mandamás de CTU. Apenas alcanzamos a conocerte, pero tu muerte en el capítulo 2 de 24 es un ejemplo e inspiración para todos los otros incontables secundarios que serán despachados sin ceremonia a lo largo de la serie.
La serie fue recibida con un éxito enorme. La FOX fue la primera en advertirlo, prolongando la primera temporada hasta los 24 episodios prometidos. Fue postulada a numerosos premios, ganando dos Premios Emmy; Kiefer Sutherland por su parte se llevó un Globo de Oro por interpretar a Jack Bauer. En los TCA Awards, que otorga la crítica televisiva, ganó el Premio a Mejor Serie y a Mejor Nueva Serie. Es decir, habría segunda temporada.

El Día 2 parte con un extraño pie forzado. Es la medianoche, al igual que en la anterior, pero en Corea, en una breve escena de prólogo. Luego la acción salta a Los Angeles, en donde son las 08:00 AM. El Día 2 transcurre entre 08:00 AM y las 08:00 AM siguientes, pero parece que no confiando demasiado en que la gente aceptara saltarse la regla de que un día de serie también fuera un día calendario, recurrieron a ese extraño método para partir el episodio en la medianoche, si bien en la medianoche de otro país por el tema de los husos horarios. Ya para la tercera temporada tirarían la precaución por la ventana, y la ambientarían entre 01:00 PM y las 01:00 PM siguientes, sin ambages. Ya ninguna otra temporada empezaría o terminaría a la medianoche. De hecho, entre el Día 4 y el Día 7, ambos inclusive, todas las temporadas rematarían en una hora cercana al amanecer, quizás por el efecto dramático de tener un último episodio de temporada con luz de sol después de varios capítulos ambientados en la noche; recién el Día 8 volvería a ambientarse entre dos horas de tarde, en concreto entre las 04:00 PM y las 04:00 PM siguientes.

Al inicio del Día 2, Jack Bauer ha renunciado a CTU, afectado por el asesinato de su esposa, y también porque su hija ya no le dirige la palabra; pero es llamado de regreso por una nueva amenaza terrorista, por lo que virilmente se afeita la barba que se ha dejado crecer, y vuelve a la acción. Implementando como modelo lo que en la primera temporada había salido como un accidente, la segunda temporada se divide en dos fases. La primera lidia con una amenaza nuclear contra Los Angeles, la cual rematará de una manera insospechada: la bomba nuclear en definitiva explota, aunque lo hace en el desierto y por lo tanto no ocasiona los daños o víctimas que habrían supuesto si hubiera detonado de verdad en Los Angeles. Luego, en la segunda parte del Día 2, el Presidente de los Estados Unidos es presionado para declarar la guerra y bombardear nuclearmente a los países musulmanes involucrados; aunque al final, todo resulta ser un enorme engaño promovido por una compañía petrolera que busca incrementar su influencia en el Medio Oriente. Para quienes acusan a 24 de ser parafascista por glorificar la tortura, deberían parar mientes en que esta temporada impone un modelo a seguir: si bien los terroristas existen, a las últimas éstos resultan ser los peones y a veces los tontos útiles por parte de conspiradores dentro de los mismísimos Estados Unidos. Y esto lo decía en plena paranoia patriotera posterior al atentado contra las Torres Gemelas, una serie cuyos principales productores eran de conocida tendencia conservadora. Considerando las críticas que se ganó la administración Bush por favorecer a su lista de amigos a la hora de invadir Irak y reconstruir el país, así como su política petrolera, esta segunda temporada resultó muy presciente. De todas maneras, David Palmer es un político con miras de estadista y que cree en el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, es decir, todo lo contrario de George W. Bush, por lo que al final el complot es desarmado. De manera temporal, por lo menos.

bum
El Día 2 empieza también otra tendencia en la serie: el convertir a Jack Bauer en un superhombre. En el Día 1, Jack Bauer era un tipo relativamente normal, capaz de destrozar terroristas más que nada por su entrenamiento en el pasado como agente de fuerzas especiales. Acá en cambio, Jack Bauer es declarado clínicamente muerto en un capítulo por un fallo cardíaco, y media hora después está matando terroristas con total alegría, cruzando así la línea desde un tipo relativamente normal pero bien entrenado, como un Batman, y un tipo con una biología que en definitiva no pertenece a este mundo. Con esto, así como en incrementar el grado de amenaza desde un magnicidio hasta un ataque nuclear, 24 abrazó en definitiva y con entusiasmo su condición de narrativa pulp, al estilo de las seriales dominicales antiguas del cine. Hubo gente que se bajó de la serie por ello, ya que se sintieron traicionados respecto de la premisa, que con su recurso al tiempo real prometía más realismo. Como sea, la serie inició una tendencia a partir de esta segunda temporada: las temporadas buenas fueron las impares, mientras que las mediocres o directamente malas fueron las pares.

Un aspecto abiertamente criticado de la segunda temporada fue la subtrama de Kim Bauer. La hija de Jack Bauer en la primera temporada tenía un rol muy importante: era la chica puesta ahí para ser raptada una y otra vez por los villanos como parte de la venganza personal contra Jack. En la segunda temporada partió la tendencia de que ella no tenía mucho que hacer, aparte de mostrarnos que la actriz Elisha Cuthbert, crecida desde sus días en ¿Le temes a la oscuridad?, se veía muy bien con ropa ajustada. En temporadas siguientes, los productores tomaron nota, y dejaron el personaje progresivamente de lado. Kim Bauer aparece de manera casi testimonial en el Día 8, pero al menos le dan un digno cierre a su personaje, que puede calificar como rehabilitación de cara a los haters.

Algunos opinan que la subtrama de Kim Bauer en el Día 2 de 24, salía sobrando.
En una nota más incidental, la segunda temporada inició también el desfile de novias de Jack Bauer, no tan prominente como el de James Bond, pero presente de todos modos. Ya había sido presentado como un esposo infiel, teniendo una aventura con Nina Myers; aquí en la segunda temporada vemos sus intentos por reconstruir su vida junto a Kate Warner. El golpe terrorista sucede justo el día del matrimonio de la hermana de Kate, lo que es un curioso guiño a los inicios de 24, ya que un rumor nunca del todo bien confirmado, asegura que la premisa inicial de la serie iba a ser una comedia en tiempo real sobre un matrimonio; por suerte, lo cambiaron por las peripecias de un agente antiterrorista, lo que sin lugar a dudas tiene mucho más interés.

Al final del Día 2 se revela que los villanos de la temporada trabajaban para otro villano todavía más arriba en la cadena alimenticia, que al enterarse de que sus esbirros han sido detenidos o muertos, echa a andar otro plan, que remata en un enorme continuará: el Presidente David Palmer sufre un atentado y termina con riesgo vital. En uno de los peores giros de trama de la serie, todo ese continuará se resuelve en 24: The Game. Quienes lo han jugado dicen que el juego está bien, aserto que acá en la Guillermocracia no podemos confirmar. De todas maneras, que ese continuará no se resuelva en la serie, y el Día 3 parta con una trama absolutamente distinta, es algo que los fanáticos de la serie no se lo tomaron a bien.

¿No jugaste 24: The Game? Lastima, entonces no tienes idea de cómo se cargaron al villano del Día 2.
La tercera temporada se abre con una amenaza muy de moda en 2.003: el terrorismo biológico. Se recibe una amenaza: un virus será desatado si es que no se libera a un narcotraficante. Andando los capítulos, se descubre que la amenaza del virus ha sido creada por los propios agentes de la CTU, Jack Bauer incluido, como parte de una gigantesca operación de bandera falsa para soltar al narcotraficante e infiltrarse en el cartel de drogas que está subastando el verdadero virus. Después de un paseo por México, se descubre que el gran villano de la temporada es un antiguo agente compañero de Jack Bauer, al mejor estilo GoldenEye, que sintiéndose abandonado por el Gobierno, ha resuelto dedicarse al terrorismo. En medio de todo esto, Jack Bauer tiene que lidiar con que su hija no sólo ha crecido y quiere armar su vida independiente, sino que además tiene un asunto clandestino con su propio compañero. En una nota más incidental, es la primera temporada en donde aparece Chloe O'Brian, una experta en computadoras trabajando en la CTU cuyo principal rol era hacerle la vida imposible a Jack Bauer; andando el tiempo, Chloe ve la luz y se convierte a la Verdadera Fe, y se transforma en la más importante aliada de Jack Bauer, tanto que en el Día 8, la última escena y línea de diálogo se la dan a ella.

Con el Día 3, 24 cierra una especie de trilogía iniciada con su primer episodio. A lo largo de tres temporadas, Jack Bauer perdió a su esposa, y además su hija se ha ido distanciando de él; al final del Día 3, Jack Bauer debe aceptar la partida de Kim. Y eso, sin una chica que le sirva de consuelo, porque Kate Warner aparece brevemente en una escena al inicio del Día 3 para dejar asentado el punto de que ella no es capaz de llevarle el ritmo de vida a un agente antiterrorista, y lo ha dejado. En paralelo hemos visto el ascenso y decadencia de la Presidencia de David Palmer, que se ha ido derrumbando poco a poco gracias a las maquinaciones de su esposa primero y ex-esposa después, y que en recompensa por ser una desgraciada, al final del Día 3 recibe un muy merecido tiro. Por su parte Tony Almeida tiene su propio arco argumental: el compañero de Jack Bauer que inicialmente se la tenía jurada porque tenía interés en Nina Myers, ahora inicia una nueva relación sentimental con su compañera Michelle. Y hablando de Nina Myers, en esta temporada Jack Bauer por fin consigue ponerle las manos encima, y se las arregla para ejecutarla sin piedad, vengando así a su esposa. Esta condición de cierre de trilogía volverá a darse al final de la sexta temporada, y una vez más al final del Día 8, considerando como trilogía a las dos últimas temporadas y a la película 24: Redención. Es decir, 24 consiguió una estructura de tres trilogías mucho antes de Star Wars.

No te preocupes, no es el final, Jack. Aunque considerando cómo salieron las cosas después...
Próxima entrega: Le echaremos un vistazo a las temporadas siguientes de 24, incluyendo la infausta sexta temporada... y mencionaremos a varios actores famosos en el cine y la televisión que actuaron en 24 cuando eran todavía jóvenes y desconocidos.

12:59:58...

12:59:59...

13:00:00...

2 comentarios:

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

¡Me da nostalgia recordar esta querida serie en plena Guillermocracia! Definitivamente debería volver verla y comprármela en blu-ray (mea culpa, aún no veo la temporada de este año).

Guillermo Ríos dijo...

Me llama la atención que, durante un tiempo a lo menos, las cuatro entregas de la Guillermocracia que dediqué a 24 fueron bastante populares. Considerando que salvo un breve paso en franja nocturna en televisión abierta, no he visto que la reemitan, pensé que su popularidad se había desvanecido. Pero considerando el interés que despertaron los posteos en general, parece haber más gente que recuerda con afecto las peripecias de Jack Bauer descerrajando terroristas. A ver si a futuro tenemos un Día 10 o algo...

Related Posts with Thumbnails

¿Cuál miniblogoserie debería recibir primero una continuación en la Guillermocracia?