¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

¡La Guillermocracia te llama a las filas! ¡Vota, expresa tu opinión, cuáles son los mejores artículos que se han publicado en estos (casi) siete años de vida en línea! La encuesta se encuentra en la parte inferior de esta columna. ¿Más detalles? Pincha aquí. ¡Haz oir tu voz!

domingo, 9 de octubre de 2011

10 razones por la que Los Simpsons ya no tienen gracia.


Yo solía ser fanático de "Los Simpsons". A más de alguien desesperé porque en casi cada situación de la vida había alguna frase genial del programa que podía ser citada... y yo la utilizaba. Aunque por otra parte, nunca dije que entre mis múltiples talentos estuviera el hacer amistades rápidamente. No diré que me fanaticé desde su primer capítulo porque en realidad me sumé bastante después, quizás como en la cuarta o quinta temporada, aunque entre repetición y repetición pude perfectamente ponerme al día. En esa época, ya parecía que "Los Simpsons" estaban empeorando respecto de los primeros capítulos. Mirados en retrospectiva, los capítulos de la tercera a la octava temporada, año más o año menos, son probablemente la edad de oro del programa. En cuanto a los primeros capítulos, hace tiempo que los he visto cuatro o cinco veces cada uno, a cuenta de las infinitas repeticiones que las emisoras han programado infinidad de veces.

Por eso me da pena que un programa que me dio tantas horas de diversión ver como se arrastra a algo peor que capítulos malos, sino simplemente hacia la intrascendencia. Aunque después de una década y media de programa, a la altura de la temporada 14 o 15, yo reconocía que "Los Simpsons" nunca iban a volver a ser lo que fueron, seguía viéndolos religiosamente por las chispas de genio que de tarde en tarde todavía soltaban. Pero a la altura de la temporada 16 o 17, me rendí. He visto capítulos posteriores, y al escribir esto van por la temporada 22, e incluso me han sacado algunas risas, pero el programa luce francamente decrépito. Hubiera sido mucho mejor que se hubieran ido cuando yo más o menos lo hice, o incluso antes, cuando todavía podían retirarse con algo de dignidad. En la actualidad, el día en que deje de producirse "Los Simpsons" probablemente apenas merezca una nota de prensa o alguna mención en el Libro de los Record de Guiness, junto al tipo que se fuma más cigarros de una tacada o la más larga barba de abejas del mundo.

Claro que podemos culpar de esto al desgaste natural que se produce con cualquier cosa humana, series televisivas incluidas, pero lo que explica todo al final no explica nada. ¿Cuáles son las razones que han llevado al programa poco a poco a ser una sombra de sí mismo? Estas son mis diez. En conjunto, creo que forman una radiografía bastante ajustada del desastre en que ha caído la otrora bienamada serie televisiva. Sin ningún orden en particular, acá van:

1.- LA PADREFAMILIZACIÓN DE "LOS SIMPSONS".

Cuando "Los Simpsons" salieron a la pantalla, eran el colmo de la irreverencia. En esa época los dibujos animados eran para niños, y por lo tanto, las familias de dibujos animados tenían que ser correctas, compuestas, etcétera. Otro tanto pasaba con los sitcoms, género al que por supuesto adscribe "Los Simpsons". Ver entonces a un niño problema, un padre idiota, una madre neurótica, una sabidilla insoportable y un bebé de relleno, era acercarse peligrosamente al límite de la moral y la decencia. Pero cuando "Los Simpsons" se hicieron populares, el límite de lo aceptable se corrió mucho más allá, y "Los Simpsons" no se atrevieron a dar el paso. ¿Resultado? El nicho ecológico fue tomado por otra serie televisiva, "Padre de familia", que sí se atrevió a ir más allá, a ser más irreverente y osada. Antes había salido "South Park", pero esa serie era lo suficientemente distinta como para que no fuera competencia plena. Pero "Padre de familia" sí iba a la pelea total porque partió su carrera como un clon de mala muerte de "Los Simpsons". En un minuto pareció que iba a seguir el destino de otras series depredando el concepto e incluso los personajes, como "Dinosaurios" (¿alguien se acuerda de ella?). Pero cuando "Padre de familia" se afirmó usando las mismas armas que en su tiempo "Los Simpsons", fueron "Los Simpsons" los que acabaron transformándose en un clon penoso de "Padre de familia". Ahora "Los Simpsons" tienen un humor más cruel, más negro, y menos sensible socialmente, al igual que "Padre de familia"... pero ese giro deberían haberlo dado ANTES de dejarse ganar. Antes no valía la pena ver "Padre de familia" si tenías a "Los Simpsons" originales; ahora no vale la pena ver "Los Simpsons" porque tenemos "Padre de familia". Que no será el mejor programa que he visto, pero es lo mejor en su registro, de manera que tómalo o déjalo. Y por cierto, a la altura de su quinta o sexta temporada, "American Dad!" les está dando una soberana paliza a ambos.


2.- SECUNDARIOS SIN GRACIA.

Desde el comienzo, "Los Simpsons" se dotó de un buen arsenal de secundarios a los cuales se les sacó su buena cuota de jugo. Muchos capítulos incluso han girado sobre esos secundarios en vez de sobre algún personaje de la familia Simpson misma. Pero por un lado, hay secundarios que nunca se atrevieron a explotar (¿cuándo un capítulo centrado en el Doctor Hubert, en el Abejorro, en Discos Stu...?), mientras que fueron introduciendo a otros sin gracia. Entre ellos están el eterno cesante que no tiene gracia porque no es gracioso reirse de un hombrecillo patético como ése, o la ejecutiva rubia a la que nunca han pillado el lado cómico ni le han dado su merecido por frígida. Por otra parte, si veo otro capítulo más sobre el más que quemado Bob Patiño y su cada vez más exhuberante familia, ya voy saliendo a buscar bencina para quemar al personaje en efigie en la plaza pública.


3.- AGOTAMIENTO DE LOS PERSONAJES PRINCIPALES.

Una de las gracias de la familia Simpson en las primeras dos o tres temporadas, era su personalidad bien delimitada y compleja. Pero a medida que la serie fue avanzando, la familia en vez de ir evolucionando psicológicamente, se fue haciendo cada vez más esquemática. Bart quedó relegado al papel del niño rebelde con algo de conciencia, Homero fue estupidizado hasta niveles indecibles, la neurosis de Marge ha sido acentuada, y la adolescente más o menos normal pero con cerebro que era Lisa se fue convirtiendo poco a poco en una ñoña insoportable. Después de veinte temporadas, cada miembro de la familia es tan estereotipado, que el espectador se espera todas las reacciones y casi puede anticipar los diálogos. Y eso resuelta fatal para crear tensión dramática: los chistes son menos graciosos si te los ves venir. El colmo de los colmos es que en el mundo anglosajón, este fenómeno fue llamado flanderización... ¡precisamente en homenaje a Ned Flanders, el "amable y tranquilo vecino religioso" depauperado en "fanático pasivo-agresivo"! Les dejo el enlace a TV Tropes por si no me creen: Flanderization.


4.- NO MÁS CHISTES.

¿Qué chiste o trama nueva pueden explotar? Esto se hizo obvio en la película de "Los Simpsons". TODO lo que aparecía en la película había sido narrado de una u otra forma en algún capítulo. La película funcionaba casi como un compendio de todo lo que hizo gracioso a "Los Simpsons" en sus primeras 18 temporadas, y hubiera sido un final digno para la serie por lo mismo. Pero después le han seguido añadiendo nuevas temporadas, también sin nada de verdad nuevo que decir.


5.- YA NO SE ESFUERZAN EN LOS ESPECIALES DE NOCHE DE BRUJAS.

El último refugio de verdadera genialidad que le iba quedando a "Los Simpsons" eran los especiales de noche de brujas, en donde se daban licencia para romper las reglas y mostrar varios "qué tal si". Pero cuando empezaron a parodiar cosas que no eran de terror, perdieron el lado filoso de los especiales. Se nota demasiado que ya no encuentran cómo meter a Kang y Kodos, la pareja de extraterrestres, dentro de cada especial, pero como un especial de noche de brujas no lo es si no están Kang y Kodos, ahí los meten aunque sea con calzador.


6.- CORRECCIÓN POLÍTICA.

El lado políticamente incorrecto de "Los Simpsons" se fue deslizando demasiado hacia lo previsible y cómodo. En algunos episodios han tratado de seguir haciendo comentarios sociales, como por ejemplo aquél en que se legaliza el matrimonio homosexual en Springfield, pero dichos episodios suenan más a panfleto progresista que otra cosa, porque el verdadero drama nunca es parodiado (en dicho capítulo, el foco se traslada a un personaje saliendo del closet, pero al final sin mayores consecuencias). Por cierto, en su primera década "Los Simpsons" se las arreglaron para refregarse bien fregados en la cara de George Bush padre y de Bill Clinton. Pero no han tenido las agallas para hacerlo ni con George W. Bush ni con Barack Obama, hasta donde haya visto yo por lo menos. A estas alturas, "Los Simpsons" suenan como un programa que está en lo contestatario político porque eso es intelectualmente respetable, no por verdadera convicción de sus guionistas en defender la causa.


7.- LAS FRASES CLICHÉS.

Desde hace mucho que buena parte de la gracia de "Los Simpsons" se basa en que determinados personajes tienen determinados clichés: la risa de Nelson, el gruñido de Marge, etcétera. ¡A veces, esta gente ha levantado capítulos enteros usando únicamente las reacciones clichés de los personajes como gracia! El problema es lo mismo que le pasó a Bart Simpson en un grandioso capítulo en que se transforma en el "niño yo no fui": tenía gracia escucharlo decir "yo no fui", pero llegó un minuto en que esa gracia se acabó por sobresaturación. Escuchar por enésima vez a Montgomery Burns decir "excelente" hace que pierda su gracia, y por extensión, el personaje, si es que no lo vemos hacer nada más aparte de decir su frase estereotipada.


8.- ¿UN MUNDO ESTACIONARIO POR VEINTE AÑOS?

Uno entiende que determinados programas tengan una línea de tiempo flotante, en que los eventos podrían ocurrir el año pasado o el año próximo, sin precisión cronológica. Que "Los Simpsons" sean una animación ayuda porque los dibujantes pueden dibujar eternamente a Bart de diez años, y además darse el inteligente lujo de hacer mofa de ello, mientras que si fuera una sitcom con actores de carne y hueso, Bart a estas alturas tendría 30 años. Pero después de veinte años sin que nada en Springfield cambie de verdad, los desajustes cronológicos empiezan a notarse de todas maneras. Al comenzar "Los Simpsons" quedó establecido que Bart fue concebido en 1980 con "El Imperio contraataca" de fondo, pero para contar el enésimo capítulo de la juventud de Homero y Marge en una temporada reciente, debieron ambientarla ya en la década de 1990, cuando se supone que Bart y Lisa hace rato que están en el mundo. La sucesión de Presidentes también demuestra que los ajustes fallan, aunque tuvieron el gusto de reirse de ese detalle en la película, ya que en ella el Presidente es Arnold Schwarzenegger. Además, el desajuste de dos décadas ha hecho que pierda cada vez más sentido retratar al Abuelo como veterano de la Segunda Guerra Mundial, o a Seymour Skinner como veterano de Vietnam. En al menos un aspecto, los guionistas acusaron recibo: en los primeros capítulos varios personajes eran caracterizados satíricamente por su fanatismo respecto de algunos programas (las hermanas de Marge por "McGyver", el Abuelo por "Matlock"), pero ahora que esas series reposan en el polvo, o peor aún, son resucitados para TCM Classic Movies, no se ha hecho más mención de ellas en la serie.


9.- ALUSIONES FLOJAS.

Parte importante del genio de "Los Simpsons" radicaba en escenificar secuencias al estilo de determinadas películas o géneros cinematográficos. Pero ese trabajo creativo ya no se lo dan. En vez de eso, de tarde en tarde aparece alguna parodia de alguna película, graciosa cuando uno capta la parodia. "El Código da Vinci" y "Los infiltrados" han sido parodiados en fecha más o menos reciente, por ejemplo. O bien son aludidos en los diálogos de los personajes. Ahorrándose todo el trabajo cinemático anterior. Quizás la última vez que vi algo así, fue en un capítulo en donde parodiaban la secuencia de créditos de "Atrápame si puedes". Y ha pasado un largo tiempo desde eso.


10.- EL CERDO ARAÑA.

Vuelvo a ver o a escuchar al Cerdo Araña o a alguien creyéndose muy gracioso cantando la canción del Cerdo Araña, y voy a salir a quemar al Cerdo Araña en efigie junto con Bob Patiño. O mejor aún, voy a salir a comerme un pernil asado del Cerdo Araña o un cerdo surrogatorio, lo que sea más fácil de conseguir, en la plaza pública más cercana.

29 comentarios:

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Caray!! Un buen analisís. Yo ya hace tiempo que deje de ver los Simpsons. Es más, si lo veo por la tele cambio de canal, para mi estan agotados. No en cambio con Padre de Familia, como bien dice. Aunque no los busco, si me quedo a ver el capitulo si no lo había visto...

Guillermo Ríos dijo...

Me pasa lo mismo. Los nuevos capítulos de Los Simpsons me resbalan por completo. A veces sale alguno llevadero y me quedo mirando, pero no suele pasar. Pero si dan uno de Padre de Familia y uno de los Simpsons y no he visto ninguno, me quedo con Padre de Familia.

Nicolás dijo...

Ciertamente, hay una mezcla de todos estos factores que mencionas. Me atrevería, eso sí, a desarrollar un poquito más el análisis en relación al manejo del tiempo, lo cual tiene una enorme incidencia en el agotamiento de los protagonistas. En "Apocalípticos e integrados" Eco hacía un análisis interesantísimo de la manera en que se manejaba el tiempo en las historietas de superhéroes de la época: señalaba como una de las características fundamentales el hecho de que el tiempo no transcurría. Los personajes, convertidos en íconos, no acusaban recibo de los sucesos vividos. De alguna manera el tiempo en que transcurría cada capítulo resultaba indefinido. No había desgaste ni consecuencias de una aventura a la otra. En cada caso el héroe reaparecía, cumplía su rol (el programa narrativo típico para cada historia) y al final del capítulo volvía a una especie de punto neutro a partir del cual podía encarar una nueva a ventura. Creo que eso a cambiado notoriamente, no sólo en los cómics sino en las series televisivas fundamentalmente. (He ahí, en ese cambio en la manera de construir la historia de los personajes y hacerlas que se extiendan en el tiempo, donde los productores actuales encontraron la dinamita para construir un seguidor fiel que garantice un mínimo de audiencia. Pensar en series como Héroes, 24 o Lost). En el caso de los Simpsons, por el contrario, siguen manejando esa secuencia de reinicio en cada capítulo. Y ahí surgen las inconsistencias que vos mencionas, el agotamiento de los personajes y la caida en el cliche. Y se pierde un poco del factor sorpresa, porque uno ya sabe que al final todo se va a terminar resolviendo de modo que no haya algún cambio sustancial en algún personaje cuya omisión hiciera ruido en el capítulo siguiente (por ejemplo, que algún personaje quedara ciego y NO RECUPERARA LA VISIÓN ANTES DEL FINAL DE CAPÍTULO). En fin, los personajes no "crecen", no acumulan experiencia, no guardan recuerdos de los sucesos anteriores. Cuestión que finalmente termina atentando contra todo el producto en gral. En fin... comentario nomas. Perdon si lo hice largo!! jeje

Guillermo Ríos dijo...

No podría estar más de acuerdo con el análisis. Imagino que cuando empezó la serie, nadie esperó que iba a aguantar y durar más de dos décadas al aire. Me pregunto si de haberlo sabido, los creadores no hubieran intentado mantener fresco el programa haciendo crecer y evolucionar a sus personajes.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Encuentro comos siempre, super inteligente tu texto, si bien a mí esta serie aún me sigue facsinando...¿Y Futurama qué te parece? Por cierto, te tengo una sorpresa: Hola: Considerando la calidad de tu página y cuánto ha llegado a gustarme, más el aporte que considero que presta tu labor al universo bloguero, te he considerado para el Premio Liebster Award, una iniciativa entre blogueros. Más información en el siguiente en mi propio blog. Si accedes aceptar el premio y seguir esta cadena, te pido por favor respondas que has hecho tu entrada respectiva dejando comentario desde el post de mi blog dedicado a este premio. Gracias.

Guillermo Ríos dijo...

Se agradece el reconocimiento, pero creo que esta vez voy a pasar de hacer mis propios reconocimientos. Más que nada porque nominar a ONCE blogs... Tendría que nominar a prácticamente todos los que leo con alguna asiduidad, que son buenos la mayoría, pero no todos como para alfombra roja, y creo que es un poco mucho. En fin, si me llega algún Liebster en el futuro en donde la nómina sea menor, supongo que me inscribo. Y saludos.

Elwin Álvarez Fuentes dijo...

Lo cortés no quita lo valiente, así que al menos gracias por ser sincero; al menos me honrarías con ser mi seguidor.

Guillermo Ríos dijo...

Hecho.

Aquiles Brinco dijo...

"Ahora "Los Simpsons" tienen un humor más cruel, más negro, y menos sensible socialmente, al igual que "Padre de familia"... pero ese giro deberían haberlo dado ANTES de dejarse ganar..."

No estoy de acuerdo. A mi parecer, el humor de Padre de Familia consiste en tener unos personajes totalmente retorcidos, mientras que en Los Simpson los éstos tenían cierta humanidad (el bueno de Maik Civeira lo expone muy bien: http://egosumqui.blogspot.com/2009/03/familias-animadas-parte-xiii-los.html).

Tampoco creo que American Dad vaya a ser mejor que Padre de Familia. En ambas el humor es muy similar, pero que en la primera no hayan flashbacks absurdos hace que pierda gracia; para mí PdF es prácticamente un collage de flashbacks con un hilo conductor.

En el resto, estoy de acuerdo. Los Simpson necesitan una eutanasia antes de que sea demasiado tarde.

Guillermo Ríos dijo...

En realidad el punto de vista del artículo del enlace, que menciona a Los Simpsons como sátira y a Padre de Familia como farsa, es bastante interesante, pero no me cabe duda de que la familia amarilla de Springfield trató con mucha fuerza de deslizarse hacia la farsa. Ahora bien, desde que escribí este posteo a la fecha, creo que PdF ha experimentado un bajón brutal de calidad, quien sabe si por agotamiento de las ideas o simple flojera de los escritores; no sé si es anterior o posterior a este posteo, pero el capítulo de Brian comiendo excretas en la bóveda de un banco fue el punto en que acabé de perderle el respeto a PdF. Sumado a que The Cleveland Show nunca realmente despegó y acabó cancelada... Y sí sostengo que American Dad es mucho mejor que PdF, aunque sea porque siempre se las arreglan para construir tramas con giros inesperados. Aunque también desde hace uno o dos años que AD está entrando en decadencia.

Irónicamente, creo que desde 2.011 a la fecha Los Simpsons han experimentado una cierta mejoría, por lo que he visto de capítulos al azar. Aunque esa mejoría no creo que le dé para Edad de Plata. Creo que Edad de Bronce está bien. Tampoco es que haya sintonizado todos los nuevos capítulos de Los Simpsons, ni me voy a dar prisa en hacerlo. Su época ya pasó, y sería bueno poner a dormir de una vez por todas a este programa, ahora que pueden retirarse mientras están ganando. O no perdiendo tan feo, mejor dicho.

inkisidor445 dijo...

Mis respetos, encontraste todo lo que había visto de Los Simpsons actuales (a excepción por el puerco araña) y una que otra cosa como lo de la política o la frase política que casi no había notado...

inkisidor445 dijo...

perdon frases clichés..

Guillermo Ríos dijo...

Me da un poco de pena que uno de los posteos más populares de la Guillermocracia sea éste. Los Simpsons fueron verdaderamente grandes en su tiempo, y que ahora la Guillermocracia esté profitando de hacer carroña de un programa tan icónico, y peor aún, que ese programa se merezca que lo carroñeen por el grado de desidia en que lo han dejado caer sus responsables, es algo muy triste. No se si sabían que según las estadísticas de Blogger, una de las frases más gugleadas que traen lectores a la Guillermocracia es por que los simpsons no son graciosos...

calvoist dijo...

Estoy de acuerdo con su análisis, pero creo que le falta una cosa, y es que los simpsons cada vez más parecen un comercial de media hora, promocionan todos los programas de fox de una manera absurda y descarada, lástima que se pierda la esencia del programa.

Guillermo Ríos dijo...

La verdad es que eso último no se me había ocurrido. Bueno, el episodio de parodia a 24 me pareció una gozada, pero después la parodia a Homeland la encontré tremendamente latera. En cuanto a los otros programas de FOX, a estas alturas ni sé lo que están dando en esa cadena.

LittleMissAnah dijo...

Es la primera vez que encuentro un blog que hable de esto. No es que sea fanática de los Simpsons, pero al igual que vos, las nuevas temporadas ya no me resultan atrapantes. De todos modos, la mayoría de la gente que conozco sigue igual de fiel a la serie que al principio. Realmente no entiendo por qué; para mí la historia es hoy por hoy muy distinta a cuando comenzó, pero las veces que les he preguntado a mis amigos qué opinaban sobre el tema, la mayoría no notaba cambios relevantes. Cuando era chica miraba los capítulos una y otra vez porque los pasaban todo el tiempo, y tengo algunos episodios muy grabados en la mente. Creo que los capítulos más viejos eran dentro de todo bastante realistas (haciendo algunas salvedades, obviamente) y el humor, muy sarcástico y mucho más divertido. Las nuevas temporadas apelan a otra cosa, a otro tipo de humor... más random tal vez.
Recuerdo que Lisa tocaba el saxo todo el tiempo... no sé si habrán mantenido esto en las nuevas temporadas. Ojalá que sí.
Para mí, los Simpsons son una familia de los años '90. Creo que extendieron el programa más de lo necesario. El capítulo "La depresión de Lisa", por ejemplo, no se compara en absoluto con los episodios más nuevos.
En fin, no voy a extenderme mucho más ni hablar del puerco araña (porque no terminaría más), pero sí quisiera decir que esta entrada me gustó mucho :)
Te sigo leyendo!
Hasta la próxima!

Guillermo Ríos dijo...

La verdad es que no conozco mucha gente alrededor de la que veía Los Simpsons en su día, y la siga viendo hoy en día; de hecho, es muy cierto que el modelo de familia que presenta, se quedó estancado en una sociedad de hace dos décadas atrás. Ya la película se veía algo pasada de moda, y de ella ha pasado casi una década entera. Pero alguien debe seguir la serie de televisión, o de lo contrario la habrían cancelado. Yo mismo, hace más de un año que no veo ni un solo capítulo, ni de los viejos ni de los nuevos.

Gracias por las felicitaciones, y seguimos trabajando para que la Guillermocracia mantenga su nivel de siempre.

g1g2g3g4g5gt dijo...

Coincido. Antes, sin ningún esfuerzo podía dejarme llevar por cualquier capitulo de los simpsons y podía terminarlo sin problema. Ahora, es simplemente absurdo y tonto. Los simpsons tenían una mínima inclinación digamos artística que ahora ya no tienen. Las tramas son completamente absurdas y hay un vértigo de acción, descontrol y a veces hasta de humor negro, violento, retorcido y tonto solo para intentar ocultar la falta de ideas. Además de sus pésimas tramas, es peor la manera que tienen de resolverlas, siempre tontas o facilistas. Sus escritores parecen haber perdido totalmente la pasión y las ganas de pensar en su propia serie. Ya está agotada la serie. La dinámica familiar ya fue presentada desde todas sus perspectivas. Las situaciones en que Marge se enoja con Homero son previsibles, Marge siempre se indigna de la misma manera, diciendo siempre lo mismo, mirando hacia otro lado, etc y Homero siempre encarna el rol del idiota ante el problema (rol que se fue acentuando junto con la estupidizacion de Homero, antes era más consciente de sus actos y le preocupaba lastimar a los demás mientras que ahora es un insensible gritón). El romance entre Homero y Marge ya es inexistente, no existen más posibles motivos de discusión entre ambos y, en tal caso, ya sabemos cómo discutirán y como se arreglarán.
Los nuevos chistes de Homero tratándolo como retrasado mental ya son penosos. Antes, era una persona con mala suerte, torpe y "con buen corazón". Nos poníamos en su lugar y nos encariñábamos con él. Ahora simplemente tratan de demostrar cómo no se le conectan las neuronas y es tan tonto que no siente empatía por nada, ni por matar a alguien ni si pierde un brazo o algo parecido.
Se perdió cualquier sensibilización real en la serie, cualquier tipo de planteamiento tragicómico. Ya no parece haber esa necesidad de hacer un buen capítulo con tintes dramáticos, con sorpresas, con algún que otro mensaje, con tramas bien desarrolladas y terminadas. También se perdio el rasgo "encantador" en toda la serie. Una lástima, ahora solo se transformó en "cosas locas sin sentido". Otra cuestión, en este caso personal, que perjudicó a la serie son las nuevas animaciones y doblajes. Con ambos se perdió aún más el encanto, la gracia, la expresión de los anteriores actores de doblaje y tambien en el rostro de los personajes. El nuevo mundo es mucho más serio, frío y menos trabajado.

Guillermo Ríos dijo...

En los primeros episodios había una planificación global, en donde cada elemento del capítulo contribuía al todo como mensaje, argumento, etcétera. Hoy en día, en cambio, pareciera que toman una premisa cualquiera, le meten incidentes para rellenar media hora incluyendo comerciales, y vamos tirando temporadas completas así. Es cierto que antes la serie tenía corazón, mientras que ahora es un puro absurdo. Y la animación con computadora actual es simplemente horripilante, demasiado limpia y aséptica.

Gabriela Renteria dijo...

Pienso igual que tú, los simpsons están fracasando. Cada capítulo que pasa es un capítulo más aburrido que el anterior; aunque no negaré que los sigo viendo pero ya no con el mismo gusto de antes. Eso si no concuerdo en el hecho de que dices sobre las frases de cada personaje donde das el ejemplo del capítulo de bart donde se hace popular por su "yo no fui". Ya que yo creo que cada frase de cada personaje aunque se han repetido desde sus inicios, son el sello de cada uno de ellos, haciéndolos con su propia personalidad e interesantes a cada uno. Creo también que los capítulos de antes al momento de hacer algo gracioso simplemente hacían que el personaje lo hiciera o dijera y de ahí cambiaban el chiste a otra cosa (algo más espontáneo), ahora siento que cuando pasa algo gracioso le dan tantas vueltas que queman el chiste y deja de ser gracioso. Pero bueno creo ya pasó la era de los simpsons.

Guillermo Ríos dijo...

No sé si "fracasando" sea la palabra, para un programa que para bien o para mal, ha conseguido mantenerse en pantalla durante un cuarto de siglo y contando. Aunque la calidad es otra cosa, por supuesto.

En cuanto a las frases, estoy de acuerdo en que la muletilla es una manera de darle un sello personal a cada personaje, pero también me parece un recurso barato, y sólo funciona en conjunto con otros elementos de caracterización que, hoy por hoy, parecen haber retrocedido porque es más fácil caricaturizar al personaje y definirlo en tres o cuatro brochazos que se repiten siempre, que ponerlos en situaciones en que reaccionen de maneras diferentes, pero siempre acordes a su personalidad.

También la tendencia a alargar los gags es un signo de flojera creativa, porque con eso se rellenan valiosos segundos sin necesidad de tener que crear algo nuevo. Hacerlo de tarde en tarde no es malo, pero convertirlo en costumbre termina de matar la gracia porque uno, como espectador, sabe que podrá arrellanarse en el asiento y deja de prestar atención. Es lo que pasó con Padre de Familia, que ha requetecontraabusado de ese recurso, y después, normal que uno sienta menos entusiasmo cada vez que lo usan.

Gabo Cascarrabias dijo...

Faltó en el artículo un punto muy importante. Si bien el cambio de escritores se encargaron en crear a un Homero más idiota, el cambio de voces en español derramó la última gota.

Guillermo Ríos dijo...

Dejé intencionadamente fuera el famoso y polémico tema del cambio de voces porque eso no es culpa de los pobrecitos tipos que producen el programa original en primer lugar. Pero lo demás... lo demás sí que es culpa de ellos, ¡ahí están, a por ellos!

Kiki Pink dijo...

Viejo el post pero vaya que da de que hablar, 2016 y los Simpsons aquí siguen dando pena ajena. Comparto la tristeza que da el ver un programa tan bueno como lo era este, cambiado casi por completo a una caricatura desangelada y que sobrevive sabrá Dios a que razón.
Los capítulos viejos son un clásico que no me canso de ver y aunque ya hasta puedo recitar los diálogos me sigo riendo incluso antes de que lo digan porque ya me los se toditos XD. Igual que el autor me hacían citar religiosamente alguna frase en cualquier situación cotidiana, imposible no dejarse llevar y hacerlo.
Sería bueno dar las edades (yo empiezo 31 años) de los que comentamos para valorar si es una onda generacional lo que está pasando aquí. Tal vez a los de nuestra camada ya no nos resulta digno de ver pero capaz que la nueva audiencia a captar se carcajea con los nuevos capítulos como yo lo hacía con los viejos. Pudiera ser el caso?? o es una teoría desesperada por querer salvar la honra de mi programa favorito por mucho tiempo.
De cualquier modo no se le resta lo enorme que fue y será siempre. Me quedo con los capítulos viejos tan geniales que ni ellos mismos han podido igualar de nuevo.

Saludos desde México.

Guillermo Ríos dijo...

Mi impresión personal es justo ésa, que el programa viene siendo apuntalado por las nuevas generaciones, por niños que crecieron con Los Simpsons como parte del paisaje, y que por supuesto nacieron mucho después del inicio del programa. El tipo de humor actual de Los Simpsons es mucho más reiterativo y simplón que el antiguo, o sea, es ideal para los niños. O de cómo el programa ha conseguido sobrevivir vía teletubización, lo que no es un gran consuelo ni elogio, por supuesto. Otra explicación, la verdad no se me ocurre.

Rodrigo Olmos dijo...

Concuerdo en algunos puntos, pero la verdad es más simple, nos toman por idiotas, el humor de los Simpsons era en apariencia ingenuo, pero era en realidad ingenioso y sarcástico, perfecto para todas las edades. Pienso que se perdió la esencia del programa, que en gran parte era la de identificarse con cada personaje en diferentes situaciones, lo que no ocurre ahora porque los escenarios son imposibles, irreales y absurdos, aparte de una lección de vida o moraleja que finalizaba generalmente en cada capítulo, que nos hacía identificarnos en nuestras familias, pero que ahora no ocurren, convirtiendose todos los personajes en unos desvergonzados sin sentido.
Si es verdad que estas otras series American Dad y Family Guy han ocupado ese espacio, yo lo veo como una serie ingeniosa y diferente, su humor es negro e irreverente y siempre lo han planteado asi, por lo que no lo compararía con los Simpsons.
Personalmente para mi Los Simpsons han muerto.

Guillermo Ríos dijo...

Mirado en retrospectiva, creo que Los Simpsons fue el resultado de varias cosas. Por un lado, una idea simple pero que daba bastante juego. Por el otro, que se juntó un equipo de oro que tenía una sinergia perfecta para sacar adelante guiones brillantes. Y tercero, que tenían una enorme libertad creativa porque nadie estaba prestándole demasiada atención a unos simples dibujitos animados en una época en la que esas cosas eran para niños, y además no había tanto mercadishing alrededor. Hoy en día, la idea se agotó, el equipo de oro ya no existe o está fatigado, y me da la impresión de que se autocensuran lo suyo para no afectar demasiado a la franquicia. La fórmula ganadora para seguir manteniendo la serie ad infinitum... pero en calidad de zombi.

Francisco José Nieto Pérez dijo...

2017 y sigue tal cual, es que si quieren seguir con "Los Simpson" no hace falta que pongan a una Lisa que como te vea comer carne te mata, a un Homer que no tiene ninguna inteligencia actualmente...
Si todos los fans pusieran su voz al grito hacia FOX, habría mejores episodios.
Y es que ni hablar de Marge, que parece bisexual, ósea mirad el especial de Lady Gaga que la besa y acto seguido llama a Homer y se van a "la cama".
Un programa puede ser para la familia y a la vez inteligente, pero estos escritores guionistas, no se esfuerzan ni para sentarse en una silla.
Una pena con lo que fueron en sus temporadas de oro.
Es que actualmente, hasta un niño de 3 años puede hacer guiones más interesantes que estas "personas".
Un saludo.

Sky Martn dijo...

Talvez en el episodio 300 debieron haberle dado fin ala serie

¡Vota por lo mejor de los primeros siete años de la Guillermocracia!

Related Posts with Thumbnails